Iglesia Conventual (Salesianos) y Parroquial de María Auxiliadora

En el antiguo territorio de la Pescadería, de cuya parroquia histórica de San Nicolás se habían desmembrado ya las nuevas feligrasías de Santo Tomás Apóstol (1942) y San José (1954), para favorecer la acción pastoral en barrios de gran crecimiento demográfico, se constituyó también la de María Auxiliadora en 1977. Desde entonces esta fue la encargada de atender una zona urbana no muy extensa, que limita con la bahía del Orzán desde el inicio, de la carretera de Circunvalación hasta la desembocadura de la Rúa Alta, extendiéndose hacia el interior y asumiendo las nuevas urbanizaciones de Zalaeta, hasta hacer línea de cierre con las calles del Corralón y Juan Canalejo. La dirección de la parroquia le fue confiada a los salesianos (como son conocidos los miembros de la Sociedad de San Francisco de Sales o de Don Bosco), que llevaban establecidos en la zona más de medio siglo, designándose templo parroquial su iglesia titular de María Auxiliadora, a cuyo patronazgo se acogió la nueva feligresía.

Los salesianos habían llegado a La Coruña en 1916 e inicialmente se hicieron cargo de las Escuelas Populares Gratuitas, fundada por Camilo Rodríguez Losada en la calle Herrerías y conocidas popularmente como Escolas do Caldo, siendo su primer director el P. Marcelino Olaechea, que llegaría a ser arzobispo de Valencia. Resultándoles insuficientes aquellos locales para su tipo de actividades, los salesianos se instalaron el año 1922 en la calle del Hospital, en el solar de la antigua fábrica de cristales, rodeados por una abigarrada serie de edificaciones (matadero, cuarteles, fábrica del gas) de aquella zona proletaria cercana a la playa del Orzán. Desde entonces ampliaron sin cesar su colegio y  afianzaron su actuación en la ciudad, llegando a dirigir varios centros de enseñanza profesional, incluso en el vecino ayuntamiento de Oleiros, aunque actualmente lo hacen sólo en el centro Calvo Sotelo de la zona de Labañou.

Los salesianos coruñeses han utilizado siempre como centro de operaciones su complejo de la calle del Hospital, formado por el colegio, su residencia y la iglesia, habiéndose realizado continuamente en él arreglos y ampliaciones, los últimos en 2003-04, además de abrir una librería religiosa muy visitada. En 1977 se inaguró en el lateral del templo que da al Paseo Marítimo un mural de contenido salesiano y un grupo escultórico de D. Bosco con varios muchachos, debido a Xoán Piñeiro Nogueira. Su actuación apostólica, además de atender la pastoral de esta parroquia, se orienta por carisma propio al trabajo con la juventud, especialmente en el campo educativo, completado con el cultural, deportivo y buen uso del ocio, por lo que son muy apreciados en la ciudad coruñesa. La pieza más reciente del complejo es el Edificio D. Bosco, dedicado especialmente al sector juvenil

El templo de María Auxiliadora, con sus fachadas a la calle del Hospital y Paseo Marítimo, es de gran prestancia exterior y está totalmente construido en cemento armado, con las partes esquinales y estrías que imitan al granito, evidenciando por fuera la gran capacidad interior que tiene. El impresionante edificio debe su proyecto a Antonio Cominges, arquitecto influido por el estilo de quienes realizaron el Valle de los Caídos, habiendo sido bendecido solemnemente por el cardenal Quiroga Palacios en diciembre de 1959; se hicieron en él importantes obras de renovación a finales de la década de 1990. Su fachada principal está precedida de un pequeño atrio cerrado con verja, accediéndose al interior a través de un gracioso porche de tres arcadas. Encima de él, a bastante altura, está el rosetón y más arriba aún una hornacina con la imagen de María Auxiliadora. A ambos lados dos zonas salientes gemelas, imitando torres, se alzan hasta terminar en sendos pináculos, pero sin campanas; sólo hay sobre el cuerpo central una pequeña espadaña rematada por la cruz que cumple esa función.

El interior de la iglesia es de una sola nave, de notable longitud y altura, repartida en varias secciones por esbeltas pilastras que se alzan y sostienen un techo de grandes casetones, rematando en un presbiterio acogido en el ábside de estilo neorrománico con ventanales de iluminación emplomados, aunque actualmente está integrado en una edificación posterior; en 1991 fue remodelado por el arquitecto coruñés Fernández Albalat, que lo mejoró notablemente. En los muros laterales, con hermoso zócalo de mármol rojo, se abren también ventanales con vidrieras emplomadas en colores, que representan escenas bíblicas del Rosario. La serie suma dieciséis vidrieras de estilo ecléctico y fue realizada por la Casa Maumegean de Irún.

El conjunto iconográfico de este templo es más bien asutero: además del Crucificado en una esquina del presbiterio, está formado por las clásicas imágenes de la devoción salesiana: la central de María Auxiliadora es e gran tamaño y parece obra del escultor compostelano José Rivas; hace juego con las de San Juan Bosco y Santo Domingo Savio situadas en las hornacinas laterales. Un conjunto complementario de forja metálica (lámpara de gran tamaño, incensario, pila bautismal, y ambón) es obra del orfebre José Lago Rey. El fondo del templo acoge actualmente una capilla cerrada para celebraciones de grupos pequeños, con imágenes procedentes de la antigua capilla del colegio; la de María Auxiliadora es una buena talla realizada en las Escuelas Profesionales Salesianas de Sarriá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s